En noviembre de 1998, Valve Corporation presentó su revolucionario shooter, dando inicio a una nueva era en los juegos de PC y estableciendo las fundamentos para futuros desarrollos en el género.

El 19 de noviembre de 1998 se convierte en una fecha casi venerada para los entusiastas de los shooters en PC. Hace 25 años, Valve Corporation, de la mano de Sierra Studios, lanzó el icónico Half-Life, un juego de disparos en primera persona que no solo fue la primera creación de la empresa bajo la dirección de Gabe Newell, sino que también redefinió por completo el género. Este título estableció las bases para una nueva era en la historia de los videojuegos para PC.

En honor a este aniversario, Valve ha actualizado Half-Life con numerosas mejoras y lo está ofreciendo como regalo para aquellos que aún no lo posean. Mientras tanto, en Vandal, dedicaremos algunas líneas a este clásico atemporal para celebrar su cumpleaños.

Un título innovador que aspiraba a transformar el panorama de los juegos de disparos.

Un juego revolucionario que aspiraba a transformar el curso de la historia de los shooters. Desde el inicio del desarrollo de Half-Life como un shooter de terror en primera persona, Valve tenía la ambición de revolucionar un género que consideraban estancado, describiéndolo más como una “galería de tiro” que como una experiencia verdaderamente inmersiva.

En la creación del juego, la compañía, fundada por Gabe Newell y Mike Harrington, tomó como punto de partida el Quake Engine de idSoftware. Sin embargo, realizaron modificaciones drásticas, alterando el 75 % del motor original para dar forma a uno propio denominado GoldSrc, sobre el cual se construyó Half-Life.

El juego se vio influenciado por destacados referentes de la época en los videojuegos, como Doom o Quake. Además, recibió inspiración de obras literarias y televisivas, como “La Niebla” de Stephen King y algunos episodios de la serie de ciencia ficción de los años 60, “Más allá del límite”.

Como muchos recordarán, la odisea comenzaba con nuestro protagonista, Gordon Freeman, a bordo de un monorraíl que nos llevaba a las instalaciones subterráneas de Black Mesa para iniciar nuestra jornada laboral participando en un experimento con unos misteriosos materiales extraterrestres recién descubiertos. Este experimento desencadenó un accidente que abrió un portal a un mundo paralelo llamado Xen, introduciendo criaturas alienígenas que invadieron las instalaciones de Black Mesa. Así se inició una aventura con una narrativa mucho más intensa de lo habitual en los shooters de la época, presentada a través de eventos que ocurrían mientras controlábamos a Gordon, evitando interrupciones con cinemáticas.

El resto de la historia es conocida por muchos, con la presencia del enigmático G-Man. Además de su narrativa poco convencional para los shooters de la época, Half-Life destacaba por su jugabilidad. Más allá de la precisión y calidad del sistema de disparos, así como la variedad de armas disponibles para enfrentar las amenazas enemigas, otro punto fuerte de Half-Life era la integración de numerosos rompecabezas que debíamos resolver para avanzar en el juego. También se destacaban los bien diseñados enfrentamientos con jefes finales y la simpatía de ciertos personajes no jugadores que nos acompañaban en momentos clave de la aventura.

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *